Nunca sabemos lo que se esconde