porqué no a la familia numerosa

porqué no a la familia numerosa

Tener hermanos no es tan gracioso y menos si eres familia numerosa. Si eres el subcampeón en longevidad a veces tienes suerte porque heredas la ropa del primero y encuentras una monedilla que luego tu madre te encuentra y cree que se la has quitado el bolso y se la queda. El último encuentra una servilleta mojada de los mocos que su madre guardó ahí PORSIAKA. Después la jerarquía del coche, el primero que llega se sienta delante a no ser que venga el mayor y te meta una hostia que te deja detrás, pero luego viene un adulto y los manda a todos para atrás. Existe esa ley no escrita que no puedes chivarte. Porque si te chivas viene el padre y aún te reparte a ti por chivato. Así que hay que aguantarse. Otra cosa mala es que el más joven y el mayor no se conocen. A veces se encuentran por el pasillo y el grande le dice: -qué. El pequeño mira y dice: mamááááá… y echa a correr, otras veces ni se saludan para evitar situaciones incómodas de cómo te llamas, porqué estás en mi casa y esa ropa me suena. Es todo muy raro.

Aunque bueno no todo son penurias, en el colegio no eres una familia, eres un clan. Que el de primero le diga a su compañero: voy a llamar a mis hermanos en la mayoría de los casos no pasa nada. Pero cuando tienes 6 hermanos escolarizados, infundes la oscuridad en el patio. Empieza a salir gente corriendo de todas las esquinas y rodean al chaval ostigador con una mirada fulminante y ahí ya se termina la comedia, a los 6 años ya eres el puto amo, caminas por el patio del colegio y los demás te señalan como diciendo cuidado con ése, que tiene hermanos.

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta