Las locuras de Internet

Las locuras de Internet

En los 90 flipábamos con “vídeos de primera” ese programa al que la gente le mandaba sus VHS que casualmente habían grabado mientras algún familiar se pegaba la hostia padre. Bueno, pues de eso han pasado 24 años, y ahora ya no se llama vídeos de primera, se llama “estás flipao macho”, porque después de 24 años, la gente sigue intentando pasar un río congelado en bicicleta. Tirándose de un tobogán donde el suelo está encharcado, en serio ¿No ven el charco de agua cuando se suben? O creen que ellos llegarán más lejos, o que vendrá Moisés a hacerles camino. Aún así les quedaría el barro, no hay sentido.

Lo que a mí me fascina es la falta de escarmiento en el pellejo ajeno. Se te rompe un ordenador y como no eres informático vas al google para ver cómo un peruano lo ha desmontado antes, eso bien. Funciona. Lo desmontas tú y acto seguido buscas un vídeo en youtube de dónde se tira la basura informática. ¿Pues porqué no antes de tirarte por unas escaleras en una caja de cartón, miras en youtube cuántas costillas se rompe la borracha que lo intenta mientras sus amigas se parten la caja antes de tiempo?

Si ya a finales de los 90 se notaba descaradaMente que los vídeos de vídeos de primera eran provocados, al menos era por el dinero que les podían dar. Ahora ya no tiene ningún sentido querer hacerte rico en YouTube quemándote las cejas y rompiéndote las costillas de la hostia que te metes al quemar un bidón de gasolinera con una cerilla en los dientes. Pero lo que nunca deja de hacerme gracia es la colección de We Love Russia. Desde que descubrí eso no pierdo la esperanza de extinción de la raza humana.

Ya el del segundo 12, que un tipo ya adulto se queda “estancado” en ese montón de barro, que supongo se habrá dado cuenta cuando se le acabó el vodka, porque sentado estaba, lo que me deja anonadado es el tío del minuto 2:14 ¿En Russia no hay timbres? lo que está claro es que si tiene que entrar en las casas así va a entrar hasta los 35 años como mucho.

Ahora, como cámara oculta se lleva la palma la siguiente del 2:21 ¿Qué coño le meten en el extintor? ¿Propergol, el combustible de la nasa? Después nos metemos con los del reguetón por sus letras machistas pero el halcón callejero del 3:02 que se le cae “el paquete” de la moto no se baja a buscarlo ni que lo desmonten con una pata de cabra, venga venga le debe estar diciendo. Ni dios viene a ayudarle. En fin la vida es así. Si no fuese por los “epic fail” y los “we love russia” todo el mundo trabajaría más.

0 Comentarios

Dejar una respuesta