Somos los alienígenas del universo

Somos los alienígenas del universo

Si dios existe es porque el humano desconoce sus orígenes. Las reglas que el ser humano hubiese adecuado para explicar las incógnitas de un dios irrazonable (como la presencia del mal) sólo son la respuesta provisional a una duda existencial y, aunque creemos vivir en la época más avanzada de la tecnología, la evidencia de que todas las explicaciones al universo son teorías nos ubican en nuestro sitio: meros espectadores de la vida.

¿Nunca has pensado en qué eres? Sí, un animal racional (unos más que otros) pero, dejando a un lado tu cuerpo ¿Qué eres?. Nadie sabe cuántas discusiones he tenido conmigo mismo en mi cabeza. Es como si otra persona viviera dentro de mí y me incitase a hacer todo lo que considero erróneo. Cuántas veces intenté convencerme a mí mismo de lo que está bien o mal, ni siquiera sé lo que está bien o mal, yo solo decido lo que me parece bien a mí. A veces pienso que si no puedo estar de acuerdo yo, cómo voy a poder convivir con nadie. Yo pienso que el cuerpo es el vestigio biológico que nos une con la naturaleza que por evolución genética tiene sus impulsos, necesidades y todo eso, pero, el yo, esa voz que llamamos conciencia, que todo lo discute con esa otra vez que no sé cómo la llaman, casi siempre hace lo incorrecto sólo para saber si estaba en lo cierto, de dónde viene.

Un alma puede estar en un cuerpo equivocado hasta llegar al punto de operarse para encontrarse en el espejo lo que ve desde dentro. Come cuando el cuerpo no tiene hambre, sigue esforzándose aunque el cuerpo esté agotado, se hace daño deliberadamente aunque perjudique a su propio cuerpo ¿Es el alma realmente parte de la naturaleza? Destruye a otros animales para entretenimiento, contamina el agua y tierra que nosotros mismos comemos. Así pues ¿Somos realmente lo que vemos? ¿Y si somos un virus que infecta un cuerpo y lo coloniza hasta que lo destruye? Vale eso ya es pasarse… pero no lo pensé yo, fue mi otro yo.