Los cabrones del marketing

Los cabrones del marketing

Los grandes inventores de la poesía no han sido ni García Márquez ni Neruda. Fueron los del departamento de marketing, esos sí que son unos artistas de la metáfora. Sobre todo los de las inmobiliarias. Lees el anuncio y dices: económico wow, acogedor aay, restaurado bieen, pero la palma se la lleva “mejor calidad precio”.

No señor vendedor,

Acogedor es que pueda acoger a mi familia cuando vienen de visita. Tener que doblar las rodillas en el sofá para que no toquen la pared no  es acogedor, es pequeño coño.

Después también te ponen que tiene vistas al mar. Claro que tiene vistas, a 100 años vista cuando el calentamiento global derrita la Antártida y suba 2 metros el nivel del mar, entonces con unos prismáticos y desde la azotea verás en el horizonte un punto azul y un oso polar nadando.

Llegas al portal con una ilusión que te invade el pectoral y tienes que meter la barriga para entrar de lado porque la puerta del portal no se abre bien. Y ahí entiendes lo de “económico” Económico es que gasta poco. Claro que gasta poco, si con el calor corporal que te das en el salón no necesitas ni ponerte pijama, que de los calambres que te pegan a media película ya puedes chupar el enchufe de la lámpara halógena y tus vecinos pensarán que te has enganchado a la corriente de la farola. Ahora vas al diccionario de la RAE y buscas barato y la acepción 6 dice: fraude o engaño (masculino. anticuada) claro que está anticuada, se lo van a poner a “económico en la siguiente edición” Y con esto resumo lo de la burbuja inmobiliaria.

Miras a los ojos al vendedor creyendo que es humano y a ver si por suerte se le cae alguna lágrima de remordimiento pero el tipo sonriendo a boca abierta te dice… “Está muy bien en calidad precio”. Vamos a ver…  Fernando Alonso del inmueble, corres demasiado para mi gusto. La calidad de qué, que estos muebles se sujetan los unos con los otros y tienen todavía el olor de las revistas interviu de los 80, que las arañas se van con maleta esto no es calidad.

Estaría mejor que dijesen “mira, pa’ lo que te puedes gastar es lo que hay”, que esto no está restaurado, el ayuntamiento lo declaró en ruinas y no quedó más remedio que montar el andamio,  y así al menos te piras y le das la mano en vez de comulgarlo in situ con un candelabro del XIX.

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta