Hago ejercicio y no adelgazo

Hago ejercicio y no adelgazo

¡Qué me vas a contar! Yo siempre escuché que hay gente ancha de huesos, o que la constitución de una persona es como es y no se puede cambiar, o que hay que aceptarse como es y no intentar cambiarlo. Bueno pues no. Perdone doctor pero no. Los gordos tienen los mismos huesos que un ser humano. Los huesos no engordan, engorda el cuerpo, y aunque engordasen si estuviésemos delgados abultaríamos lo mismo. La constitución, que supongo que se refieren a la genética, si bien puede ser predispuesta a engordar o no, no es el determinante para definir tu cuerpo. El pelo también tiende a crecer y no por eso lo llevamos hasta los pies. Engordar o adelgazar es una cuenta matemática del colegio: calorías-ejercicio=peso. Vamos, que quemar más de lo que se come es equivalente a perder peso, eso es así tal cual, lo difícil es conseguirlo.

Pero aún así hay gente que no adelgaza haciendo lo mismo que otra que sí lo logra. ¿Por qué? Yo no soy experto ni diplomado en nutrición (eso lo es @jairo_fitness, que vive de ello y se nota porqué) pero lo que yo puedo decir es que soy de esos propensos a engordar mirando cómo comen los demás. Yo tampoco entendía porqué así que empecé de cero. Entrenando 3 horas diarias 5 días a la semana a un nivel alto, hasta el punto de no poder salir con los amigos de siempre porque como ellos dicen: “nos revientas cabrón“. Siguiendo la dieta a rajatabla y sin querer engañarme a mí mismo, escribía en una libreta separado por día qué hacía, cuánto comía y bebía, y las sorpresas son muchas. Hace muchos años hice esto mismo con el dinero para saber en qué se me esfumaba el dinero, y a los pocos es en lo que se te van muchos. Por mi trabajo de oficina, sedentario y anclado en lo más profundo de la silla las horas para el cuerpo pasan más lentas, si bien eso es una desventaja para otra gente que tiene un trabajo mucho más activo, tampoco es la explicación de la desproporción del metabolismo. Después me di cuenta que el cansancio ante el ordenador o el estrés acumulado por el cumplimiento de SLA en proyectos, cosas que no salen o yo qué sé… terminan en que tu cerebro te susurra: “por favor, dame algo mejor que esta mierda” y ahí iba yo con una cocacola un día. U otro día un pastelito. El azúcar inhibe las partes del cerebro que generan la ansiedad y el estrés, así que el cerebro está buscándose un descanso. Teniendo en cuenta que esto ocurre mientras estamos sentados, pues… Hay que tener en cuenta que el ejercicio físico también otorga el mismo descanso al cerebro.

No pensaba que un pastelito o lo que fuese cada X tiempo influyese tanto, o una cocacola, o cualquier comida que saliese de la dieta estrictamente dicha. Pero la realidad es que una persona que está en una obra trabajando, está quemando mucho más que uno que está sentado en una silla, y además está tan ocupado que no para a picar. También hay gente que por su temperamento ya quema más grasa que otros. ¿Nunca has conocido a alguien que las cosas le afectan tanto que parece que va a montar en cólera? Bueno pues eso también es energía y también sale de la grasa de la barriga. Yo intento cabrearme a veces así a ver si adelgazo pero como soy tontaina se me pasa enseguida y para celebrarlo me como un donete, ya sabes, por los colegas.

Hay que tener en cuenta que si el tema de la ansiedad afecta a tu día a día hasta el punto de impedir que tus proyectos se lleven a cabo, coméntaselo al médico de cabecera. Te mandará a hacer yoga, buscaréis maneras de relajarte y si no, lo que haga falta.

Si tienes el problema que comento aquí prueba a apuntar todo lo que entra por tu boca: qué, cantidad y horario. No te engañes a ti mismo apuntando de menos u “olvidando” apuntarlo porque no es un castigo, es una lista de cosas a mejorar, y por tanto un paso más a dar.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta