Adelgazar no es un reto, es una actitud

Adelgazar no es un reto, es una actitud

Ay, los propósitos del año nuevo. Esos que se apuntaron en Enero al gimnasio y en marzo ya perdieron 80 euros, no necesitaban apuntarse para saber que no querían adelgazar de verdad. Nunca separamos lo que nos gustaría tener de lo que estaríamos dispuestos a conseguir, y por esa razón los chinos venden un baúles del tamaño de una cama de matrimonio para que nos quepan todos los utensilioregaloinnecesarios que compramos compulsivamente sin saber bien para qué lo que queremos.

Como siempre que nos profesionalizamos en algo, terminamos viendo eso en cualquier cosa. Cuando jugaba al ajedrez veía la vida como una partida de ajedrez. El mismo saludo a una persona ya eran 20 minutos de pensar:

Apertura de las blancas (el que ataca):

“y qué le digo. ¿Hola? o ¿Qué tal? o buenas” 

De esto dependería la respuesta del que defiende (negras, el que define la partida):

miles de opciones posibles, hay que buscar la más coherente para el caso. Pues si me dice hola, y no un cómo estás es porque quizás no tiene ganas de hablar (¿me voy?) o porque es tímido/a (¿le pregunto qué tal?), si me lanzo yo qué será lo que está esperando o no, si lo es cómo podría seguir…

…Y ya eso me costaba. Estaba claro que cada cosa que hacía la calculaba hasta unos extremos a veces obsesivos, eso sí, con buenos resultados. Si aún a día de hoy planeo mi vida de una forma muy parecido al cálculo matemático de una partida de ajedrez, hay cosas que se hacen por impulso. Levantarte un día y decir: voy a ser deportista de élite, no funcionará sin más. Con entrenar 8 horas diarias no bastará sin más. Aunque comas como el Osmin y te pongas como @jairo_fitness tampoco va a funcionar, necesitas ese plan. Buscar cómo empezar, qué problemas te encontrarás y de qué manera llegarás al triunfo, si puedes llegar, es el que creará la seguridad de que puedes conseguirlo porque sabes cómo. Ese conocimiento es el que creará la actitud que modificará tu personalidad para convertirte en lo que quieres ser y ya desde ese momento, estás siendo lo que quieres, aunque los demás lo sepan mucho más tarde cuando tu cuerpo ha cambiado.

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta